Claves para una locución natural

Autora Invitada. Matilde Bello

Apertura artículo de Matilde Bello, CLAVES PARA UNA LOCUCIÓN NATURAL

La revolución de los Podcast ha favorecido una explosión de locutores / presentadores que afrontan al reto de comunicar con mucha energía, aunque no siempre con todo el acierto. Como cualquier cosa en la vida es necesario un aprendizaje y, aunque algunas personas tienen un don natural, si incorporamos una serie de rutinas a nuestra locución el resultado mejorará significativamente.

Transmitir de forma natural nuestros mensajes ayuda a construir fortalezas importantes: credibilidad, impacto positivo y fidelidad. Hoy vamos a detenernos en tres consejos básicos que nos llevarán a mejorar la locución desde la base.

  1. Respiración diafragmática
  2. Texto y signos de puntuación
  3. Emoción / Interpretación

1.- Respiración diafragmática

Recuerdo cuando estaba estudiando periodismo que mi profesor de radio nos decía: “De nada servirá que tengáis una voz agradable y una dicción impoluta si no sabéis respirar mientras habláis”.

Cuando hablamos de “saber respirar” no se trata solo de que, efectivamente, recuerdes inspirar con la regularidad, pausa y frecuencia necesarias para hablar sin atascarte, sino que aprendas a hacerlo con el diafragma.

Me vienen a la mente algunos presentadores de TV, especialmente meteorológicos, que en sus exposiciones suelen acabar las frases con evidentes síntomas de ahogo. Se debe a que están presionados por el cronómetro: tienen que contar muchas cosas en un tiempo limitado, y las prisas son malas consejeras. Simplemente están tan concentrados en el discurso que se les olvida respirar cuando toca y, de repente, el oxígeno se acaba en mitad de la frase dejando un efecto de asfixia.

Imagen que muestra cómo debe ser la respiración con diafragma para una buena locución

La respiración diafragmática llega hasta el abdomen y favorece un flujo de aire hacia las vías respiratorias mucho más expansivo y con mayor capacidad pulmonar. Regula el ritmo cardíaco y nos ayudará a sonar más fluidos porque disminuye el número de respiraciones por minuto.

2.- Texto y signos de puntuación

Si te dedicas a la improvisación este apartado no te servirá de mucho pero lo más recomendable y habitual es contar con un guion o, en su defecto, un texto de referencia en función de qué estés comunicando.

Es absolutamente imprescindible que tu escrito integre correctamente los signos de puntuación. Las comas, punto y seguido, punto y aparte, exclamaciones, signos de interrogación… te ayudarán a establecer las pausas, y a saber dónde tomar aire de nuevo.

Y aquí llega otro “absolutamente”, porque te aconsejo encarecidamente que leas en VOZ ALTA al menos un par de veces lo que quieres transmitir. Hasta que no te oigas a ti mismo contando eso que tienes en la cabeza no sabrás, de verdad, si suena bien, qué tono dar, si el ritmo de lectura es el adecuado o si se entiende. Por no hablar de que comprobarás dónde te trabas, qué palabras no acaban de encajar o qué párrafos son demasiado largos. Al final, lo más importante es que este ejercicio mejorará notablemente tu dicción.

Ponerse delante del micrófono sin haber leído ni una sola vez, en voz alta, el texto que tienes entre manos, es una imprudencia. Si estás grabando te tocará editar más de la cuenta, y si es un directo es una verdadera temeridad.

3.- Emoción / Interpretación

Comunicar algo desprovisto de emoción es igual que leer a Shakespeare como que si fuera el prospecto de un medicamento. No solo hay que leer bien, debemos convencer, y para eso se nos va a exigir un compromiso que conecte nuestra voz con nuestro espíritu, o la conciencia, o aquella parte de nosotros que nos permita ofrecer autenticidad.

Es recomendable imaginar que le hablas a una persona en concreto, y es determinante el tipo de mensaje que estas ofreciendo para saber entonar e interpretar. No es lo mismo una crítica política que una literaria, o ser la voz de un anuncio publicitario que la de una reflexión filosófica, obviamente cada segmento lleva su estilo, pero en la actualidad, sea cual sea la locución, se exige naturalidad. Y en este punto, a la hora de interpretar, vigila las estridencias, no te pases de frenada porque suena igual de feo un tono totalmente neutro y sin un ápice de entonación que otro impostado que se recrea en la exageración y la hipérbole.

Niño gritando al microfono

Imprime tu sello personal a tus locuciones y sé tú mismo. La naturalidad saldrá sola a medida que practiques.

Y aquí, señores, está la diferencia entre una comunicación que transmite, que llega y crea un impacto positivo, y otra que se queda en la superficie, que pasa desapercibida o produce un impacto negativo para el oyente.

Os dejo un enlace a uno de mis Podcasts. Mi blog es de estilo intimista y reflexivo de modo que utilizo un tono bajo, buscando la complicidad y cercanía del oyente. Y sí, la calidad (otro tema a tener en cuenta) no era la mejor. Ahora ya dispongo de nuevo equipo así que disculpadme por ello.

O puedes escucharlo a continuación

Autora de la entrada

MATILDE BELLO OROZCO

Periodista / Escritora / Comunicadora

Matilde Bello. Autora de la entrada CLAVES PARA UNA LOCUCIÓN NATURAL
Pequeño resumen biográfico

He trabajado varios años en distintas emisoras de radio, Cadena Cien – Cope la más conocida, y tengo una larga trayectoria como periodista de diversos soportes: revistas, plataformas digitales e incluso alguna productora de TV.

Después de un terremoto vital que puso mi vida patas arriba decidí atender la vocación de escritora por la que, entre otras cosas, decidí estudiar periodismo.

En octubre de 2019 creé mi marca personal www.matildebello.com desde donde doy rienda suelta a mi creatividad. Allí encontrarás, además del blog, mi historia y los servicios que ofrezco de Redacción, locución y dos charlas en el ámbito de la comunicación que me han ayudado a “reconstruirme”.

Soy consciente de la importancia de las Redes Sociales, por ello me encontrarás en Facebook y en Twitter pero me alegraré más si las utilizas para proponerme un café.

¡Nos vemos pronto!

Nos gustan los comentarios. ¡Esperamos el tuyo!

avatar